La Ley en el sector de la minería

Conoce la enorme burocracia administrativa que deben afrontar los promotores de proyectos mineros para desarrollar su actividad con todas las garantías legales

La valoración de pros y contras en torno a la minería abre debates enconados en la sociedad y las instituciones, en la mayoría de las ocasiones estériles, donde defensores y detractores del sector se limitan a posicionarse a favor o en contra con argumentos eternos sobre el desarrollo económico y el respeto medioambiental. Pero más allá de estos aspectos genéricos poco se habla en la opinión pública en relación al marco normativo regulatorio y las fuertes exigencias legales a las que se someten las empresas para iniciar o reiniciar una explotación. Este blog, para la realización de este artículo, ha consultado con expertos legales, al objeto de ofrecer una visión diferente que aporte información relevante a la ciudadanía sobre cómo se articulan legalmente estas iniciativas empresariales que siempre andan envueltas en polémica.

Imagen de PressDigital

Imagen de PressDigital

La normativa minera

Por encima de todo está le Ley. Pueden haber interpretaciones, opiniones, pero la Ley está para cumplirla. Y la actual normativa que regula el desarrollo del sector de la minería en España es la Ley 22/1973, con su Reglamento (Real Decreto 2857/1978) y Real Decreto 975/2009, sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras. En el ordenamiento jurídico español se traspone a la Directiva Europea 2006/21/CE del Parlamento y del Consejo, según fuentes consultadas del Derecho.

Los promotores industriales, no sólo del sector minero, sino en términos generales, como por ejemplo las empresas que quieren implantar una fábrica, construir una carretera o levantar una subestación eléctrica, tienen por encima de todo una obligación legal que cumplir que debe validar la Administración competente. En el caso de la minería son las comunidades autónomas las responsables de aprobar o paralizar los proyectos, en concreto la Consejería que gestiona los recursos públicos de los minerales de acuerdo a competencias constitucionales que recogen sus Estatutos de Autonomía. Aunque el Estado puede tener competencias plenas en determinadas circunstancias.

Fotografía de Cadena SER. La mina de uranio del municipio salmantino de Retortillo, envuelta en una enorme polémica

Fotografía de Cadena SER. La mina de uranio del municipio salmantino de Retortillo, envuelta en una enorme polémica

La Autorización Ambiental

Los proyectos mineros necesitan antes de nada la Autorización Ambiental, que según la comunidad autónoma puede exigir la Evaluación Ambiental o Declaración de Impacto Ambiental o figuras análogas. Se trata de la piedra angular para iniciar cualquier actividad, por eso en el proceso de concesión de estos permisos siempre hay debates encendidos en la opinión pública entre empresas, grupos ecologistas, asociaciones ciudadanas e instituciones.

La concesión de la Autorización Ambiental significa que el proyecto minero puede desarrollarse desde un punto de vista medioambiental. Incluso para su obtención se exigirán, llegado el caso, medidas compensatorias ambientales. Por ejemplo, en minería subterránea, si existieran murciélagos (protegidos por la normativa europea), la Administración va a poner como condición a la empresa que garantice otros sistemas alternativos a estas especies, o que las labores se realicen en temporadas y horas en las que no se moleste su descanso o reproducción.

Estas exigencias administrativas hay que enmarcarlas dentro de las directrices de la UE, que apuesta por fomentar el acceso a los recursos nacionales en los Estados miembros proporcionando el necesario equilibrio entre el medio ambiente y las políticas de desarrollo industrial. El marco institucional diseñado por Bruselas es firme, pero complejo, ya que recomienda legislar mediante una mejora del marco jurídico y el sistema de concesión de permisos, una tarea complicada cuando se lleva a la práctica porque varía en función de la realidad de cada país y región.

Para homogeneizar los derechos y las obligaciones en el sector minero dentro del marco de la UE queda mucho camino por recorrer, ya que entran en juego sensibilidades eternamente enfrentadas condicionadas por realidades geográficas muy distintas, lo que genera una burocracia apabullante que entorpece aún más la ya de por sí difícil convivencia entre la industria, la agricultura, la ganadería, la pesca y otros sectores.

Gráfico del Ministerio de Industria, publicado en el diario 20 minutos, que muestra en porcentajes del valor total la distribución de la producción minera en 2011

Gráfico del Ministerio de Industria, publicado en el diario 20 minutos, que muestra en porcentajes del valor total la distribución de la producción minera en 2011

¿Qué exige la Administración a las empresas?

En el procedimiento ambiental de un proyecto minero se evalúa su incidencia, en líneas generales, en materia de aguas, de ahí que gran parte de las empresas mineras, a la hora de trabajar para la obtención de permisos, pongan tanto hincapié en explicar cómo se van a gestionar los recursos hídricos y qué medidas van a adoptarse para no poner en peligro arroyos, ríos, aguas subterráneas y pozos privados, el principal caballo de batalla de las denuncias de las asociaciones ecologistas.

Los recursos minerales están catalogados como bienes de dominio público, como pueden ser las playas, los ríos y los mares. La Ley de Minas, una normativa pre-constitucional que es azotada por muchos frentes porque no representa a la realidad del presente, califica no obstante a los minerales como la “riqueza del país”, las materias primas necesarias para el desarrollo de las nuevas tecnologías y las infraestructuras.

Dicho esto, la legislación impone unas normas que hay que cumplir, de ahí los grandes esfuerzos de los promotores industriales para reforzar los controles y las medidas de seguridad en una actividad necesaria que debe partir sobre la base del respeto absoluto al medio ambiente.

La Ley exige a las empresas la obtención de licencias Urbanísticas y Ambientales, así como el pago de tasas públicas para el otorgamiento de las mismas, y además contrapartidas para ofrecer programas de Responsabilidad Social Corporativa para revertir beneficios en los entornos donde se asienta.

En definitiva, la minería hay que analizarla desde una perspectiva global, con argumentos sólidos, rehuyendo de extremismos, y con políticas que contribuyan a fortalecer el tejido productivo con la mirada puesta en la protección medioambiental.

La mina de Touro: cómo contrarrestar una campaña continua de desprestigio en un clima hostil

El yacimiento, en fase de aprobación por parte de la Xunta, recibe 1.163 informes positivos en el periodo de alegaciones mientras sigue en el ojo del huracán con un fuerte rechazo de partidos políticos, ecologistas y numerosas asociaciones de la sociedad civil

Cobre San Rafael, la empresa que gestiona los trámites para reactivar la mina de Touro y O Pino (A Coruña), está recibiendo fuertes presiones de la sociedad civil y las instituciones en general para frenar la puesta en marcha de un yacimiento que estima ocupar 700 hectáreas de terreno y al que culpan de todos los males de la contaminación mundial. La iniciativa, que supone una inversión de 200 millones de euros, contempla la posibilidad de la generación de 400 empleos directos en los que se va a primar la mano de obra local, según fuentes de la compañía.

El caso en cuestión me recuerda al del Centro de Nerva, en Huelva, que sufrió una campaña de desprestigio similar por parte de asociaciones ecologistas varias, un caso que viví muy de cerca en la anterior agencia de comunicación que trabajaba. Estamos de nuevo ante un clásico: iniciativas empresariales que abren un debate entre el desarrollo económico y el respecto medioambiental, proyectos en la mayoría de los casos que cuentan con detractores por el simple hecho de existir. Vamos a conocer un poco más sobre el fondo de la cuestión. Porque hay detalles que convienen conocer.

El proyecto Touro, un negocio rentable al calor de la subida del precio de los metales, está actualmente en esa fase burocrática de presentar informes a la administración. De momento, la Xunta ya ha avanzado que su aprobación depende del cumplimiento de todas las garantías urbanísticas, medioambientales y técnicas.

¿Qué son los informes sectoriales?

El proyecto Touro ya ha recibido 1.163 alegaciones positivas, pero en su proceso diario de contacto con los poderes públicos está trabajando para implementar mejoras partiendo de la base de un análisis riguroso de los informes preceptivos de la administración.

El periodista, en su trabajo como profesional del servicio público de una sociedad democrática, tiene por obligación ofrecer una visión completa de la información para no confundir a la opinión pública

Conviene subrayar que los famosos informes sectoriales sirven para recabar argumentos y definir parámetros que necesitan más detalles al objeto de reforzar las medidas de control y seguridad. Lo que ocurre es que en la mayoría de las ocasiones, en función de la forma en la que se cuenta una noticia, y según el nivel de interés de las filtraciones, la información puede difundirse de forma malintencionada para alertar ante la opinión pública.

Por eso el deber de los medios debe ser siempre el de contrastar y jerarquizar los datos. El orden es básico a la hora de pulir la información que llega de las fuentes, porque el periodista, en su trabajo como profesional del servicio público de una sociedad democrática, tiene por obligación ofrecer una visión completa de la información que se difunde para que la ciudadanía saque sus propias conclusiones.

¿Por qué se critica a la mina?

En el mes de junio tuvo lugar en Santiago de Compostela una manifestación multitudinaria, convocada por más de un centenar de colectivos ciudadanos, para instar a la Xunta a que no autorice la reapertura de la mina, a la que acusan, antes incluso de empezar a operar, de poner en peligro el medio ambiente porque, defienden, “va a emplear balsas con lodos altamente contaminantes que usarán elementos químicos sospechosos de causar cáncer”. Al potencial contaminante que dicen que puede tener el proyecto se suman otras críticas, que básicamente se resumen en dos: “no se han evaluado suficientemente ni los riesgos que entraña la extracción del mineral ni la forma de actuar ante un eventual accidente”.

Lo mejor para Cobre San Rafael es apostar por la transparencia informativa y tomarse las críticas con deportividad

Las críticas se combaten con argumentos

Es más fácil criticar que defender, pero la mejor defensa es un buen ataque cuando un detractor basa sus argumentos sin fundamento. Lo mejor, en este caso, es rehacer la imagen pública de un proyecto desde cero, apostando siempre por la transparencia informativa y una política de comunicación proactiva en los medios con programas de Responsabilidad Social Corporativa. Habrá críticas constructivas, que ayuden a mejorar, y habrá otras que escondan oscuros intereses económicos que no tengan otro ánimo que destruir. Por eso conviene saber diferenciar entre lo interesante y lo anecdótico.

Por la mesura y el consenso

La mina de Touro no va a ser la salvación de la humanidad en términos de empleo y riqueza, pero tampoco va a convertirse en el demonio contaminante que va a acabar con los ríos, los acuíferos, las tierras y los sectores económicos pesqueros.

La mina de Touro. Fotografía de El Correo Gallego

La mina de Touro. Fotografía de El Correo Gallego

Políticas de control medioambiental

Uno de los grandes déficit de la sociedad actual es la falta de costumbre de saber escuchar. Muy pocos hablan de la restauración medioambiental que el proyecto Touro plantea poner en marcha en paralelo a la actividad de la mina a través del método de minería de transferencia, que consiste en excavar huecos mineros por fases, que se van rellenando poco a poco, según avanza el proceso, para devolver la tierra a su lugar de origen.

Es una técnica moderna para potenciar al máximo la capacidad de restauración y reducir así el impacto ambiental . Al final de la actividad se deja el terreno tal y como estaba o en mejores condiciones medioambientales.

La compañía, además, sale al paso de las críticas que recibe por parte de diversos colectivos que la acusan de poner en peligro con futuros vertidos de lodos el río de Ulla, que proporciona el principal aporte de agua dulce a la ría de Arousa.

Cobre San Rafael defiende que el proyecto va a operar en circuito cerrado, con las máximas garantías de seguridad, sin afectar a las aguas ni el medio natural, y respetando la calidad de los recursos hídricos del entorno y la protección medioambiental de los ríos y manantiales.

Me mojo y digo sí a la mina, pero con todas las garantías de control y seguridad

Envueltos en un clima hostil que no para, con toda la opinión pública en contra, yo me mojo y digo sí a la mina, pero con todas las garantías de control y seguridad.

Reforzando los controles y aprendiendo de errores antiguos, como el de la catástrofe de Aznalcóllar, una herencia que cae a plomo sobre las espaldas de las empresas que hoy día tienen la valentía de poner en marcha un proyecto de estas características.

Cuando Pablo Escobar mató al periodismo

El director del diario colombiano El Espectador, Guillermo Cano, fue asesinado a sangre fría el 17 de diciembre de 1986 por sicarios del cartel de Medellín en las mismas puertas de su periódico. El maestro de toda una generación de periodistas, gran defensor de la democracia y estandarte de la lucha del periodismo contra el narcotráfico, recibió ocho disparos en el pecho de una ametralladora

Cuando Pablo Escobar murió dejó tras de sí un reguero de sangre. El narco más poderoso de la historia, hoy convertido en leyenda por la serie de televisión Netflix y la enorme interpretación del genial actor Wagner Moura, asesinó a jueces, fiscales, políticos y centenares de civiles de toda Medellín y Colombia derribando aviones y con coches bomba. El  17 de diciembre se cumplen más de 30 años de uno de los crímenes más sangrientos, el de Guillermo Cano, director del diario El Espectador.

Cano perteneció a la tercera generación de periodistas de la familia Fidel Cano Gutiérrez, fundador de El Espectador, el diario más combativo contra el cartel de las drogas

Para Pablo Escobar el periodismo era una amenaza. A comienzos de los años ochenta, el capo, podrido de dinero procedente del tráfico de drogas, realizó importantes obras de caridad para los más desprotegidos de Colombia. Cubriendo las necesidades básicas de la ciudadanía, dando comida, agua y hogar a una ciudadanía sumida en la ruina, pudo conquistar las cimas del poder catapultado por una inmensa base social procedente del pueblo.

Pablo Escobar se labró una buena imagen de Robin Hood seduciendo, amenazando y comprando a muchos medios de comunicación, hasta que se dio de bruces con el periodista que más ha engrandecido los principios éticos de la profesión, Guillermo Cano, que fue quien verdaderamente truncó las aspiraciones de Pablo Escobar en política.

Las informaciones del director del periódico El Espectador movilizaron a todo el aparato del Estado contra el capo, haciendo saltar por los aires los sueños de Escobar de ser un día Presidente de Colombia, tras las acusaciones del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla contra Escobar de hacer dinero sucio procedente del mundo de las drogas y el crimen.

El ministro de Justicia fue asesinado en su coche en el norte de Bogotá: dos sicarios de Escobar le dispararon desde una moto a quemarropa

La muerte de Guillermo Cano

“Su rostro pálido no reflejaba ningún dolor, ni siquiera tristeza. Estaba tranquilo. En paz. Como siempre vivió. Mientras la vida se le escapaba por los agujeros de las balas de 9 milímetros”. Así se expresa Rodolfo Rodríguez, el primer periodista que auxilió a Cano tras recibir ochos disparos en el pecho de una ametralladora. También cuenta que sus manos temblaban, como deseosas de contar la historia que le acababa de ocurrir en su máquina de escribir, en su vieja Olivetti.

Fue un día frío, negro para la democracia. Guillermo Cano se murió en los brazos de su compañero. No llegó al hospital.

Testimonios de Popeye, el sicario más sangriento de Pablo Escobar. La televisión de Colombia recuerda la lucha de Escobar contra el Estado y el periodismo

Pablo Emilio Escobar Gaviria, autor de frases hoy Trending Topic como ComemieldaMalparío o Hijueputa, se ha convertido en leyenda, como pasa con las grandes producciones de mayor éxito, o con el cine de culto, como El Padrino, donde, por increíble que parezca, uno termina familiarizándose con las fechorías o mostrando cierta aquiescencia, porque parece que todo lo vivido fue producto de la ficción del séptimo arte. Pero, desgraciadamente, estas cosas pasaron, y no conviene olvidar, porque el crimen hay que combatirlo, nunca dignificarlo.

Con el asesinato de Guillermo Cano el cartel de las drogas no se conformó. Logró que El Espectador dejara de circular por toda Colombia. Asesinó a varios gerentes del medio.

Y puso un coche bomba que reventó la sede del diario en Bogotá.

Pero al día siguiente, los trabajadores limpiaron todo y consiguieron que funcionase un cuerpo de la rotativa. Y el periódico volvió a salir a la calle con un titular en portada emocionante: ¡Seguimos adelante!

Quería darle un homenaje con estas palabras a uno de los periodistas más importantes que ha dado Latinoamérica. Porque si estamos acostumbrados a enaltecer a criminales creo que es de justicia recordar la figura de un hombre que luchó por y para la escritura.

Un periodista enorme que con su máquina Olivetti hacía más daño que todo un ejército con tanques en las calles. Que todo un cartel de las drogas plantando el terror con sus asesinatos y coches bomba.

Esto puede ser una metáfora del periodismo.

De esta transición complicada que está viviendo. Pero por mucho que algunos se empeñen en reducir a escombros la enorme arquitectura que sustenta este oficio siempre va a ver gente que le vaya la vida en contar historias para incomodar.

Bruselas y los límites al desarrollo de la minería

Un Dictamen del Comité Económico Social y Europeo, elaborado en 2008,  insta a Bruselas a mejorar el marco jurídico para potenciar la minería en la UE con políticas encaminadas a proteger el medio ambiente y el desarrollo industrial

“El 70% de la industria europea depende de sustancias extraídas del subsuelo, en un momento en que la Unión Europea afronta una reestructuración de gran envergadura en el sector de la minería con el precio de los metales al alza”. Esta frase forma parte de las conclusiones del Dictamen La minería no energética en Europa, elaborado en 2008 por el Comité Económico y Social Europeo (CESE), con sede en Bruselas, que avanza todo un recetario de recomendaciones a la Comisión Europea para garantizar el suministro tanto interno como internacional con políticas plenamente respetuosas con el medio ambiente.

El CESE es un órgano consultivo de la UE que representa los intereses de los distintos grupos económicos y sociales de Europa. Formado por alrededor de 350 personas, entre las que destacan empresarios, trabajadores, agricultores, artesanos, industrias, consumidores, movimientos ecologistas y miembros destacados de la comunidad científica.

El Comité Económico y Social Europeo emite dictámenes sobre propuestas legislativas. En la práctica es el termómetro sociológico tanto de la industria como de los agentes sociales de la Unión Europea. Los miembros de la entidad son designados por los gobiernos nacionales para un periodo de cinco años

La necesidad de legislar mejor

La Unión Europea está muy preocupada por los límites y dificultades que existen en la actualidad para la obtención de materias primas en Europa. En el citado Dictamen, al que ha tenido acceso este blog, el CESE alerta de que “ni la UE ni sus Estados miembros han evaluado el pleno impacto de la globalización sobre la oferta y la demanda de los recursos minerales”.

Por ello, el órgano consultivo de la UE ya instaba en 2008 a la imperiosa necesidad de fijar un marco jurídico estable “para la extracción de minerales y los procedimientos de permisos de exploración”, mediante el intercambio de buenas prácticas con “la integración de los estudios geológicos, así como con consultas a los operadores ya presentes en las áreas afectadas por la planificación de infraestructuras y protección de la naturaleza”.

Así, el CESE recomienda un sistema de “ventanilla única, un punto de contacto para todas las partes interesadas que participen en la concesión de permisos y que estén en condiciones de evaluar los aspectos económicos, sociales y medioambientales”.

En definitiva, legislar mejor, conseguir una mayor eficiencia, eliminar exceso de cargas administrativas y facilitar las actividades de exploración con el máximo respeto al medio ambiente.

Las recomendaciones pasan por establecer “incentivos a las empresas de exploración” sobre la base de un marco legal que fomente la “seguridad jurídica de los arrendamientos de los terrenos a explotar a fin de aumentar la confianza de los inversores”, para reducir, en este contexto, el tiempo necesario para la adquisición del espacio para la actividad industrial y asegurando “una aplicación coherente en cuanto a la compatibilidad de los objetivos de protección de la naturaleza con la extracción de recursos minerales”.

Un automóvil contiene hasta 150 kilogramos de minerales y más de una tonelada de metales

Estas son algunas de las opiniones del órgano consultivo de la UE para el futuro suministro de materias primas, que son esenciales en la sociedad. Tal y como destaca el informe, los minerales no energéticos son materiales básicos en nuestra vida cotidiana: “un edificio puede albergar 150 toneladas de minerales en forma de cemento, arcilla, yeso, carbonato cálcico, materiales compuestos, vidrios, pintura, cerámica, tejas y toneladas de metales”.

La mina de uranio a cielo abierto de Salamanca

La mina de uranio a cielo abierto de Salamanca

El suministro internacional

El Comité Económico Social y Europeo reconoce que “son muchas las razones para importar materias primas desde fuera de la UE”. Textualmente, en su Dictamen, el CESE subraya que “el hecho de que los productos importados durante su proceso de producción puedan no haber cumplido las normas ambientales y sociales europeas podría dar lugar no sólo a una pérdida de competitividad de la economía europea, sino también a una relocalización de los problemas medioambientales y sociales”.

Por tanto, para la UE es esencial potenciar la minería en su territorio. Con reglas del juego que aporten facilidades a las empresas con la extracción de materias primas, pero también para no estar condicionado a la dependencia del exterior, sobre todo de países en vías de desarrollo donde los controles ambientales son menores o incluso no existen.

Entre las recomendaciones se destaca “determinar cuáles son los recursos estratégicos e identificar y documentar los flujos de importación y exportación de materias primas evaluando su fiabilidad política y económica a largo plazo”, así como “incentivar la aplicación de las normas europeas en los países de origen a través de programas de cooperación”.

Fotografía de Pixabay

Fotografía de Pixabay

Según datos recabados por este blog de fuentes del sector del Derecho, la inseguridad jurídica en la obtención de permisos, en algunos países, genera “costes sobrevenidos de un 30%” en los proyectos mineros. Este importante incremento devalúa por tanto las actividades empresariales y motiva que las empresas mineras no europeas prefieran desarrollar su negocio fuera de la UE, donde los estándares de seguridad y salud de los trabajadores, así como los controles medioambientales de las administraciones, son infinitamente inferiores con respecto a Europa.

En España, en pleno debate sobre minería sí minería no, sigue en marcha el intercambio de documentación e informes sectoriales entre empresas y administraciones, como en el caso concreto de la mina de Touro, aún pendiente de validación por parte de la Xunta de Galicia.

Mientras no desaparecen las movilizaciones en contra del sector de la minería. Con posiciones encontradas entre empresas que defienden la seguridad de sus proyectos y movimientos ecologistas que se posicionan en contra, en un clima condicionado por las tensiones y los intereses económicos al calor del contexto político electoral que se aproxima con las elecciones municipales y autonómicas.

Este fin de semana trece movimientos sociales de cinco comunidades autónomas han aireado sus críticas coincidiendo con el Día Mundial contra la Minería a Cielo Abierto, poniendo de manifiesto su disconformidad por los más de 2000 expedientes mineros solicitados en todo el territorio nacional. 

Atalaya Mining explica las claves para entender cómo funciona la mina de Touro

Atalaya Mining, la empresa que junto a Explotaciones Gallegas y Cobre San Rafael está en trámites de concesión de permisos con la Xunta de Galicia para reabrir uno de los yacimientos de cobre con más contestación social e institucional de toda España, explica a fondo el proceso de producción industrial del proyecto minero, los materiales que se van a emplear para su desarrollo y la compatibilidad de la iniciativa para generar riqueza partiendo del respeto al medio ambiente

Antecedentes

La mina de Touro lleva desde hace tiempo en el candelero político, social e institucional por pretender reabrir un yacimiento de extracción de cobre en el área metropolitana de A Coruña. Al proyecto minero le llueven las críticas por todos los frentes, de ahí el empeño de Atalaya Mining, promotora del proyecto junto a Explotaciones Gallegas (dueña del terreno) y Cobre San Rafael (en trámites con la administración autonómica), de iniciar una ardua batalla de comunicación para explicar a la sociedad las líneas básicas de una iniciativa empresarial que supone una inversión de 200 millones de euros y contempla la posibilidad de la generación de 400 empleos directos.

Periodismo Digital ha entrado en contacto directo con los promotores de la mina de Touro para que ofrezcan su versión sobre el proyecto, que nace con el pasivo de la rotura de la balsa de lodos de la mina de Aznalcóllar y que sigue sufriendo las embestidas diarias de 140 asociaciones, 33 ayuntamientos, dos diputaciones (A Coruña y Pontevedra) y numerosas plataformas ciudadanas.

Fotografía de El Diario.es. La mina de Touro y la contestación ciudadana

El clamor se puso de manifiesto en el pasado mes de junio. En esa fecha los telediarios de España abrieron con la noticia de una manifestación multitudinaria, en las calles de Santiago y la Praza do Obradoiro, para instar a la Xunta a que no autorice la explotación en los límites de los municipios coruñeses de Touro y O Pino.

Fotografía de El Correo Gallego

La Xunta sigue analizando todos los informes para dar su veredicto “cuando acabe la tramitación” ambiental y “en base a evaluaciones técnicas”, ya que la decisión aún “no está tomada”. Atalaya Mining, por su parte, ha destacado a este blog que la administración debe velar para que las empresas cumplan con todos los requisitos legislativos: “seguimos trabajando para presentar los detalles de un proyecto sólido y firme para reactivar la producción de cobre en la mina de Touro”, precisa la compañía.

¿Cómo funciona la mina de Touro?

El nuevo proyecto se desarrolla sobre la actual explotación de áridos, que con anterioridad fue de mineral de cobre. Atalaya Mining avanza que la mina de Touro se explotará “mediante pequeñas cortas utilizando el método operativo de minería de transferencia” (más adelante lo explicamos). “El mineral de cobre extraído será, exclusivamente, calcopirita (sulfuro de hierro y cobre). Éste se encuentra de manera natural alojado en roca volcánica básica, dura e inerte, sin elementos contaminantes y a poca profundidad”.

“El mineral es procesado en una planta de proceso de nueva construcción y última tecnología, que separa las partículas de cobre para producir un concentrado de cobre vendible que es el producto final”.

La empresa aclara que “ni los materiales extraídos”, que ya están presentes de manera natural en el terreno, “ni los productos utilizados en el proceso industrial, contienen sustancias peligrosas“. Y añade además que el material sobrante del proceso, el estéril, “no contiene productos tóxicos”.

Aún así, el proyecto minero está concebido para realizar “un tratamiento adecuado del mismo, conforme a la legislación y las mejores prácticas del sector”, insiste la compañía. “Los estériles de planta se colocan en un depósito impermeabilizado, que se sella y restaura al clausurar la operación”. Parte de los estériles van a rellenar huecos mineros, que son impermeabilizados y quedan sellados para que no haya filtraciones al exterior.

¿En qué consiste el proceso químico para separar el cobre de las rocas?

Atalaya Mining explica que “el mineral extraído se somete a una trituración -similar a cualquier cantera-, seguido de una molienda por vía húmeda”. Y precisa que “la pulpa molida es sometida a un proceso de flotación que separa los granos de sulfuros de cobre de los demás”.

Este proceso es parecido al de una lavadora, donde se añade un espumante –generalmente aceite de pino – y un activante superficial, con el que se consigue que la partícula de cobre se pegue a las burbujas y flote. Por decantación se va separando y concentrando hasta obtener el producto final: un concentrado de cobre vendible

Los minerales y aditivos permanecen en circuito cerrado y están confinados para no afectar a aguas, terrenos, personas y animales. Esto contrasta con las acusaciones al proyecto por parte de plataformas ciudadanas, formaciones políticas y ecologistas, así como de los sectores más directamente afectados: desde explotaciones ganaderas de la comarca hasta mariscadoras de la ría de Arousa.

Atalaya Mining niega la existencia de metales pesados en los lodos, argumentando que “no los tiene la roca”. Pero ¿Cómo se gestionan los estériles como resultado del procesamiento en planta desde la extracción al vertedero industrial? ¿Y qué tipo de garantías hay de que el vertedero no afecta al medio ambiente?

“En la mina de Touro”, según informan los promotores, “hay que destacar que los materiales que se manejan en estos procesos no son ajenos al entorno natural que es donde se han generado. Y el cobre, ya lo hemos extraído”.

Atalaya Mining, para salir al paso de las críticas y aportar información valiosa a la opinión pública, pone de manifiesto que “una de las claves para entender la problemática de la minería tradicional y la gestión de estériles es que estos elementos reaccionan solo en contacto con aire y agua”: “La gestión ambiental en minería moderna se basa, entre otras cosas, en eliminar las posibilidades de contacto de materiales potencialmente generadores de lixiviados, con aire y agua”.

Imagen de Cobre San Rafael. Proyecto de Explotación, Plan de Restauración y Estudio de Impacto Ambiental

Por eso en la compañía abanderan las políticas de producción modernas: la minería de transferencia. ¿En qué consiste esto? “La idea es que el paisaje con huecos mineros que hoy tiene Touro-O Pino va a ir desapareciendo a medida que avanza el proyecto”. Con su desarrollo se da paso, progresivamente, a “un paisaje natural, con morfología natural y espacios limpios y con valor para su explotación agropecuaria”.

“La minería de transferencia es una técnica moderna, sostenible y comprometida con el medioambiente”. Este método permite que el relleno del terreno y su restauración puedan ir muy cerca de la zona de explotación. Por tanto, los impactos ambientales y visuales serán mínimos.

“De manera paralela a la explotación se realiza la restauración progresiva de las escombreras que se ejecuta con la tierra vegetal que habíamos retirado al principio de su construcción”. Durante la operación se minimiza con arboleda el impacto visual en las zonas habitadas próximas. Al final del proceso todo se reintegra en el paisaje”.

La mina de Touro cuenta con un Plan de Vigilancia Ambiental, a través del cual se controlan de manera continua y transparente los indicadores ambientales principales (calidad del aire, calidad del agua, ruido).

Atalaya Mining prefiere no entrar a valorar los pronunciamientos de la Xunta. Mantiene una política de diálogo, de lealtad institucional. Y mientras sigue apostando por la transparencia informativa.

En Touro y O Pino, a través de Cobre San Rafael, ha habilitado dos oficinas para defender el proyecto minero y aclarar todas las dudas que suscite la iniciativa. El primero está situado en la calle Rúa Perpendicular a Rúa Castelao, Bajo A, Touro (A Coruña). El segundo en O Pino, en la Avenida de Santiago, 34, O Pedoruzo.

El terreno donde se asienta la mina de Touro

La mina engloba alrededor de 700 hectáreas, de las cuales el emplazamiento histórico ya tiene 500, aproximadamente. Atalaya Mining sostiene que “la afección de terrenos que actualmente están dedicados a usos que no son forestales es mínima”. El proyecto ocupa 691 hectáreas, de las cuales Cobre San Rafael tendrá que adquirir 361,11 ha. De éstas, subraya la compañía, el 85,5% (306 ha) son de masa forestal, principalmente eucalipto, monte alto y monte bajo. Del resto de hectáreas, 18 pertenecen a labradío, 20 a prados y 16 a caminos.

Investigación y tecnología

En el proyecto de reapertura del yacimiento de Touro trabajan con la colaboración de las “universidades gallegas y consultoras independientes”, al objeto de que la iniciativa cuente con los máximos estandartes de calidad, gracias al aval de científicos y profesionales de referencia. En Galicia existen destacados profesionales y centros de conocimiento que “nos permiten asegurar que el Proyecto Touro va a ser un referente en minería moderna”.

Atalaya Mining, Cobre San Rafael y Explotaciones Gallegas siguen manteniendo abiertos los canales de comunicación con la Xunta, que en vísperas electorales parece mantener un posicionamiento más crítico y distanciado del proyecto, al estar fuertemente presionado por los agentes sociales más críticos:

“Somos firmes defensores de que la minería moderna tiene soluciones tecnológicas para evitar cualquier impacto en el medioambiente. Se puede, y así lo hemos demostrado antes, hacer minería compatible con cualquier otra actividad en su entorno y por supuesto con unas condiciones de vida de máxima calidad para la gente. Seguimos trabajando para que la administración y la ciudadanía tengan la máxima certidumbre de que en el caso del Proyecto Touro esto será así”.

El último episodio crítico que ha sufrido la empresa ha llegado, una vez más, de uno de sus muchos detractores, en este caso de la Asociación Aldea Viva, en relación a otro varapalo de la Xunta a Explotaciones Gallegas: una multa de 30.000 euros por un “vertido no autorizado lixiviado” a los arroyos Burgo y Brandelos, ambos afluentes del río Ulla, siempre según el comunicado de la citada Asociación.

Según ha informado La Opinión de A Coruña, Explotaciones Gallegas, propietaria de los terrenos, va a recurrir la sanción porque “el vertido se debe a que “las fuertes lluvias” de diciembre de 2017 y del pasado enero provocaron un “escurrimiento de una ladera en la que se habían aplicado tecnosoles para restaurar el suelo”, por lo que “no se trata de un vertido intencionado, sino de un accidente por condiciones climatológicas adversas”.

El proyecto Touro, un negocio rentable al calor de la subida del precio de los metales, una apuesta decidida por la minería moderna, una iniciativa empresarial no exenta de autocrítica que mira por el retrovisor los errores del pasado para aprender y basar su modelo de negocio en una apuesta decidida por el desarrollo económico y el profundo respeto medioambiental.

La Xunta cede a la presión social y cuestiona la viabilidad de la mina de Touro

El conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, avanza el posible rechazo del Gobierno de Feijoó al proyecto con unas declaraciones imprecisas condicionadas al contexto electoral de las municipales de 2019

La Xunta destacó ayer en el Parlamento de Galicia, en respuesta a una interpelación de En Marea, que la reapertura del yacimiento minero por parte de las empresas Atalaya Mining, Explotaciones Gallegas y Cobre San Rafael “no es viable”, aunque indica que “seguirá analizando todos los informes para pronunciarse cuando acabe la tramitación y en base a evaluaciones técnicas”. Éste ha sido, hasta ahora, el pronunciamiento más directo del Gobierno de Feijoó en contra de la mina.

Las críticas vienen de En Marea, a través de su diputado, Pablo Casal, que en unas declaraciones muy duras ha denunciado que “todos los ríos que rodean la zona están contaminados”, al tiempo que ha culpado a la mina de Touro, que no opera desde los años 80, de poner en peligro la “ganadería, el turismo y la pesca”, y a las empresas promotoras las ha tildado de “especulativas”, al tiempo que las ha criticado por presentar “deficiencias en la documentación”.

De nuevo la mina de Touro en el candelero político, un proyecto que nace con el pasivo de la politización y que va a encontrar muchas dificultades con gran parte de la opinión pública en contra y la enorme presión social e institucional que tiene encima.

La Xunta tendrá que analizar toda la documentación antes de dar su veredicto, pero el pronunciamiento de ayer choca con el posicionamiento que adoptó en septiembre del año pasado, en pleno auge de las movilizaciones en contra de la iniciativa, cuando la Xunta tomó una postura más tibia, sin mojarse, aludiendo a cuestiones genéricas, y dando por hecho que la mina de Touro saldría adelante si cumple todas las “garantías ambientales, urbanísticas y económicas”.

Así, el Gobierno de Feijoó, que gobierna con mayoría absoluta en el Parlamento, busca no sufrir desgaste cara a las próximas elecciones municipales de 2019, más si cabe sufriendo las embestidas diarias de 140 asociaciones, 33 ayuntamientos, dos diputaciones (A Coruña y Pontevedra) y numerosos ciudadanos.

La reapertura de la mina de Touro sigue en el ojo del huracán, víctima de la politización en el contexto del año electoral municipal que se presenta, donde entran también en juego las elecciones autonómicas de 2020.

El proyecto minero, que estima ocupar 700 hectáreas de terreno, tiene previsto una inversión de 200 millones de euros y contempla la posibilidad de generar 400 empleos directos en los que va a primar la mano de obra local.

De momento, los promotores del yacimiento han subrayado que los informes sectoriales son una oportunidad para recabar argumentos y definir parámetros para reforzar las medidas de control y seguridad, pero el proyecto va a estar ahora más politizado que nunca y sujeto en consecuencia a los continuos vaivenes de la Xunta, que va a moverse según los índices de temperatura del termómetro social.

Todo lo que debes saber de las redes sociales sin volverte loco

Si te quedas conmigo vas a conocer los tres suicidios de youtubers más impactantes en directo. No sigas si te afecta el contenido sensible

¿Te apetece leer con música?

Todo lo que debes saber de las redes sociales sin desfallecer en el intento. Esta es una historia de luces y sombras. El origen de una era que ha transformado nuestra forma de comunicarnos. Desde la Imprenta a Internet el sistema de comunicación ha dado un giro de 180 grados, pero mantiene su esencia: reflejar el momento de una sociedad. Porque los medios que posibilitan la comunicación son el espejo sobre el que se miran las personas. Contamos los pros y contras de la llegada de Internet y las redes sociales, una historia bonita donde hay verdad y mentira, realidad y ficción, felicidad y dramatismo.

Breve historia de las redes sociales

Muchos piensan que las redes sociales empiezan con Facebook, pero no es así. Los cimientos comienzan, según el Observatorio Tecnológico del Gobierno de España y otras fuentes académicas consultadas, en 1971, con el primer intento de mandar un e-mail entre dos ordenadores.

En 1978, dos americanos crean el sistema BBC (Bulletin Board Systems), una plataforma social para informar a sus amigos sobre reuniones, noticias y compartir información.

Es la base sobre la que se crea en 1994 GeoCities, un servicio donde los usuarios seleccionan su barrio para alojarlo en un sitio web para generar contenido de interés y entretenimiento.

En 1995 llega The Globe, que permite personalizar experiencias en el medio online y conectar con otros individuos, sentando las bases de la comunicación bidireccional y la interacción social.

En 1977 aparece Mesenger. Un año después la red británica Friends Reunited y ya en el año 2000, en el siglo XXI, hay conectados a la RED setenta millones de ordenadores en todo el mundo.

Con la burbuja de Internet, tras ese laboratorio de ideas que ha ido cocinándose en el horno de la tecnología, se dan a conocer redes sociales famosas que han perdurado en el tiempo, como son MySpace y por supuesto Facebook, la red de redes que ha zarandeado el mundo digital, junto a Twitter, Lindkedin y Youtube.

Con la Revolución Agrícola se pasó de una economía nómada a sedentaria. La Revolución Industrial introdujo la industria y mecanización en la producción. Ahora estamos inmersos en la revolución digital, que está transformando la historia de la humanidad

Ventajas y desventajas de las redes sociales

Lo cuenta magistralmente la serie británica Black Mirror. La tecnología afecta a nuestras vidas, en ocasiones trae felicidad y en otras drama. Las redes sociales pueden ser maravillosas o realmente macabras. Pueden ponerte en contacto con el amor de tu vida o llevarte directamente al suicidio. Hay luces y sombras tamizadas con el barniz de las experiencias humanas.

Lo bueno de las redes sociales

  • Te conectan con el mundo y facilitan la comunicación.
  • Enormes posibilidades a nivel profesional para vender imagen y crear marca.
  • Transparencia, conocimiento, versatibilidad.
  • Potencia el consumo y es una herramienta vital para el consumidor.
  • Facilita la libertad de expresión y es un medio democratizador.

Lo malo de las redes sociales

  • Absorben el tiempo y entorpecen las relaciones personales: la conversación fluida donde la gente se toca mientras se mira y ríe.
  • Sobrecarga informativa: mala praxis en la emisión y recepción de información.
  • El fraude.
  • Pueden llegar a crear adicción.
  • La falsa autoestima.

Triunfar o morir con Youtube

Youtube se ha convertido, sobre todo tras la adquisición por parte de Google, en uno de los medios más potentes para transmitir información, ya sea a nivel personal como profesional. El medio fue creado por empleados de Paypal en 2005. Permite a los usuarios y las empresas compartir vídeos, clips de películas, programas de televisión, vídeos musicales y contenido amateur de ocio y entretenimiento.

Como todos los grandes inventos, el uso puede ser para bien o para mal. Hay muchos casos de éxito, como el de innumerables artistas que han pasado del anonimato a la cima de la fama con la música, el humor, la publicidad, los videojuegos, etc. Personas y empresas que han ganado mucho dinero y han gestionado muy bien el peso del éxito.

Con todo ello ha nacido el concepto youtuber, sobre todo asociado a los jóvenes, aunque no siempre son ellos los protagonistas. La base de sus conductas es la que siempre dio la televisión: el morbo y el espectáculo. Convertir la vida en un continuo show, con contenidos personales, entretenidos y dirigidos a una audiencia que los devora como carne de comida rápida.

Juan, de 53 años, grababa a diario vídeos criticando las consecuencias de la crisis económica. Un día se disparó en la boca con una escopeta en directo

Una adolescente francesa transmitió su suicidio en vivo por problemas familiares y sentimentales

Un chico de 19 años publicó diversos tuis confirmando su decisión de quitarse la vida en directo

¿Cómo usar las redes sociales?

Es la pregunta que me hago tecleando frente al ordenador. Respondería la pregunta con los mismos interrogantes que empecé. No todas las personas que hayan leído este post están en las mismas circunstancias, de modo que no se pueden sentar doctrinas, ni dar lecciones, porque el género humano es muy complicado y los actos están muy influenciados por nuestra educación y las dosis de afecto que hemos tenido en la infancia.

Para utilizar adecuadamente las redes sociales e Internet hace falta, como en la vida, sentido común. Entre el blanco y el negro siempre hay grises. Concluiría diciendo lo elemental: es importante sacar provecho a las enormes ventajas que nos posibilita esta era apasionante de la comunicación, con respeto, lealtad, educación y sentido común.

Abel Caballero, el superviviente del PSOE

La política, como todo en esta vida, se mide por dosis. La teoría dice que si eres aspirante a gestionar los recursos públicos debes tener conciencia ciudadana, amor por el bien común, compromiso social, consistencia, preparación académica, transparencia, autocrítica, liderazgo y ser ladino.

No basta con las buenas intenciones. Para llegar alto hay que ser astuto. Alcanzar la cima de las instituciones no es fácil.

Antes hay que moverse como pez en el agua en la vida orgánica de los partidos que participan en la vida pública a través de la representación de los votantes.

Después viene la tarea más compleja: sostenerse con el paso del tiempo y aguantar las embestidas.

Abel Caballero tiene un poco de todo eso. Podría decirse que estamos ante uno de los experimentos sociológicos más extraños que se ha dado en política.

Pertenece a la vieja guardia del PSOE, esa generación de políticos que fraguó los cimientos de la democracia española en tiempos de la Transición que ahora tanto se cuestiona por la renuncia de sus próceres al romanticismo ideológico de sus orígenes.

Fue ministro con Felipe González con apenas 40 años y ahora gobierna con mayoría absoluta Vigo, la joya de la corona de Galicia.

El secreto de un buen político es la persistencia, la tenacidad. Saberse retirar de la primera línea de fuego a tiempo y guardar discreto silencio cuando toca.

Y en eso Abel se parece mucho al actual presidente del Gobierno, aunque la diferencia es que Pedro Sánchez está donde está sin ni siquiera haber pasado por las urnas.

Vigo, una ciudad mágica de las Rías Baixas que construye barcos y coches, representa con su puerto uno de los grandes motores económicos de Galicia.

Muchos ciudadanos de la ciudad olívica han olvidado la estrepitosa derrota electoral de Abel Caballero con Fraga en las autonómicas de 1997.

Tiempos difíciles para el actual alcalde, una etapa dura de hibernación en el frío invierno, días cortos que vivió en el letargo del ostracismo, pero que quizás le ayudaron a reflexionar. Porque estas crisis, si se administran bien, son ideales para el análisis y la estrategia. Sólo hay que resistir y medir los tiempos.

Tras ese batacazo, el presagio de su muerte política, Abel Caballero empezó a renacer en el año 2005, cuando asumió la Presidencia del Puerto de Vigo.

Dos años después, con el respaldo del BNG, se hizo con la Alcaldía al primer intento quitándole el bastón de mando a Corina Porro.

En 2011, el superviviente del PSOE repitió mandato con más apoyo y, poco a poco, se fue deshaciendo de la soga de los nacionalistas.

Se acercó al PP cuando tuvo que hacerlo para sacar adelante los presupuestos municipales y en 2015 barrió en las urnas con su mayoría absolutísima.

Abel Caballero despierta pasiones y recelos. Es único en su especie. Un político de vieja ralea astuto que lo mismo es entronizado que repudiado. En Vigo, la mayor parte de la vecindad, a la vista está por sus éxitos electorales, siente pasión por él. Cae bien porque tiene el olfato más sensible para detectar inquietudes, preocupaciones y necesidades de la gente. Baila en las fiestas y tiene bonita la ciudad, pero también cuida al Celta y se para a saludar a todo el mundo en la calle.

Movimientos tácticos en el PSdeG en año electoral

En el socialismo gallego corren tiempos convulsos, históricas luchas intestinas de poder que tienen dos bandos diferenciados dentro de una misma familia.

Por un lado el alcalde de Vigo, Abel Caballero; por otro, su sobrino, Gonzalo Caballero, que en 2017 fue aupado a la secretaría general del PSOE gallego, pese a no ser diputado, por Pedro Sánchez. Hasta aquí lo que ya se sabe, después hay que escavar un poco más a fondo para conocer verdaderamente las estrategias orgánicas que se van cocinando dentro del partido cara a las elecciones municipales de 2019.

La batalla del tío con el sobrino viene de lejos, pero tuvo su máximo esplendor en la confección de las listas para las autonómicas de la Xunta en 2016.

Abel Caballero quiso dar un golpe de efecto colocando a los suyos en primera línea en Pontevedra, entre otros al secretario general del PSOE de Vigo, Abel Losada, al objeto de impulsar su liderazgo con el músculo orgánico de la agrupación más numerosa y fuerte de Galicia.

El caso es que Ferraz aplicó la cirugía y colocó en puestos de salida a Patricia Vilán, portavoz en el Parlamento, y al mismo Gonzalo Caballero.

Los enfrentamientos se recrudecieron aún más después de las elecciones, en el proceso de primarias del PSOE, cuando Abel Caballero se convirtió en el principal valedor de la candidatura de Susana Díaz frente a la de Gonzalo Caballero por Pedro Sánchez.

El final ya es conocido por todos: la vuelta de Sánchez a Ferraz y su pelea persistente hasta hacerse con el control del Gobierno tras la moción de censura que mandó a Rajoy a Santa Pola gracias a un pacto con Podemos y los nacionalistas.

La victoria de Abel Caballero dentro del PSOE

Parecía, por tanto, que estaba todo en contra de Abel. Pero todo lo contrario.

Poco después de hacerse el PSOE con el Gobierno de España, con Gonzalo Caballero y los suyos frotándose las manos para empezar a negociar los nombramientos de los altos cargos del Estado en Galicia, Pedro Sánchez se reunió con el alcalde de Vigo en su condición de presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), un cargo donde hace valer el peso de su poder municipal.

El carácter institucional de esta convocatoria revela el fuerte poder de negociación de Abel Caballero dentro de un partido que gobiernan sus propios detractores, ya que un mes después, y sin mezclar su condición de presidente de la FEMP con la que ejerce como alcalde, ha conseguido lo que quería desde la isla de Vigo haciendo virar todo el programa de Ferraz en la designación de altos cargos en Galicia.

El runrún que circulaba por Galicia era una estrategia pactada entre Ferraz y el alcalde de Vigo para colocar como delegado de la Zona Franca a Abel Losada, porque así, de esta manera, el movimiento de las listas permitiría adelantar en los puestos de salida a Gonzalo Caballero, para solucionar el problema de que no tiene representación en el Parlamento y de paso ponerle la alfombra como candidato a la Xunta.

Parecía sorprendente, pero con Abel Caballero nunca se sabe, algo estaría tramando para no perder la batalla orgánica sin más, pese a mostrar toda su lealtad a Sánchez al asumir su derrota tras apostar por la candidatura fallida de Susana Díaz.

Pero el Pedro Sánchez de ahora no es el mismo que el de antes. Ha mutado. Porque no es lo mismo estar en la oposición que en el poder. Los intereses cambian una vez que has conseguido el propósito de tus objetivos.

Y ahora el delegado en la Zona Franca se llama David Regades, el hasta ahora hombre fuerte de Abel Caballero en el Ayuntamiento de Vigo.

El control de la Zona Franca garantiza músculo inversor a Abel Caballero, un dirigente político astuto que no da puntadas sin hilo.

La gente lo quiere y todo apunta a que va a revalidar su cargo en las próximas elecciones municipales con una holgada mayoría, en un contexto favorable con el declive de las Mareas en el conjunto de la comunidad en estos tiempos que parecen dar una tregua al bipartidismo.

Aroma a libertad en Don Remondo

Habían salido a cenar con unos amigos, pero no pudieron llegar a casa. Tenían 37 años y tres hijos pequeños. Un matrimonio joven con toda la vida por delante. Caminaban una madrugada del 30 de enero de 1998 por las callejuelas silenciosas del barrio Santa Cruz de Sevilla. Las ilusiones de una madre, Ascensión, y de un padre, Alberto, que pararon su reloj camino a casa tras recibir ambos sendos tiros en la nuca en la calle Don Remondo. Veinte años después sigue conmoviendo el asesinato, convertido hoy en uno de los símbolos de las barbaries de ETA y de la resistencia política y social en torno al Estado de Derecho.

Fotografía de la COPE. Ascensión García Ortiz y Alberto Jiménez Becerril tendrían ahora 57 años

Ascensión García Ortiz y Alberto Jiménez Becerril.

Mikel Azurmendi y José Luis Barrios, dos cobardes asesinos terroristas, mataron por la espalda al concejal popular y la procuradora sevillana, con la ayuda de Maite Pedrosa. A sangre fría siguieron las órdenes de José Javier Arizcuren, alias Kantauri, jefe militar de ETA y responsable del Comando Andalucía, un criminal sanguinario.

Con estas palabras levanto un monumento en homenaje a su valentía, para agradecerles su paso por esta vida, porque en Don Remondo, aún a día de hoy,  se respira aroma a libertad

El sistema judicial español agrupó a los terroristas en una cárcel granadina. La etarra pudo así vivir con su hija recién nacida hasta los tres años. Estando en pleno debate la derogación de la Doctrina Parot, con las concesiones, el acercamiento de presos y la llegada de ETA a las instituciones observábamos con angustia cómo salían los terroristas de las cárceles.

Este texto lo escribí hace años, un enero más de nuestro calendario, con el recuerdo herido de Ascensión y Alberto, víctimas de unos desalmados cobardes que matan por la espalda y que no merecen vivir. Pero tampoco morir. Porque no hay nada más violento que acostumbrarse a convivir con el sufrimiento. Sin privilegios penitenciarios. Sin piedad.

La tragedia, grabada a fuego en la memoria, ocurrió seis meses después del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, símbolo de libertad, el hombre que consiguió unir con su adiós a toda España por una misma causa.

Miguel Ángel, Alberto y Ascensión, tres héroes. Sabían que corrían peligro porque habían recibido instrucciones para extremar la seguridad ante un posible atentado. Pero trataban de hacer su vida lo más cotidiana posible. Hasta que se cruzaron por su camino unos cobardes.

Tres ejemplos a seguir, como tantas otras víctimas. Por eso con estas palabras quería agradecerles su paso por esta vida. Gracias. No os olvidamos.