Cómo ser un buen periodista digital

Periodistas y SEO, dos compañeros de viaje para colocar a las marcas en una posición de liderazgo. Internet rompe los esquemas de la comunicación tradicional. Ahora, con el periodismo moderno, ya no sólo basta que el contenido sea de calidad

Si te estás preguntando cómo ser un buen periodista digital tienes que volver a los orígenes de esta profesión.

Parece contradictorio: ¿Para redactar en el entorno digital tienes que viajar a la antigüedad?

Sí para encontrar la esencia de un oficio sabio, reflexivo y alejado de la basura de la inmediatez.

No si te estancas, porque la sociedad ha cambiado y ya no se consume información como antes. Por lo tanto no se escribe como antes.

Hay valores imperecederos, como la búsqueda del rigor y la objetividad, que conviene respetar siempre si quieres dedicarte a este oficio. Aunque cambien las máquinas y nos invadan los robots.

Todo esto es verdad, del mismo modo que los contenidos ya no pueden perder de vista el SEO, ese oficio que muchos ignorantes, como el que suscribe, asociaba a los informáticos, hasta que nos dimos cuenta de la enorme pericia y alta capacidad estratégica que tienen sus técnicos.

Así que, eso: el SEO es importante y debe ir de la mano del periodismo, dos sectores estratégicos que generan sinergias más que interesantes para las empresas.

Del papel al periodismo digital

Con la llegada de Internet en los años 90 el futuro de los medios de comunicación estaba marcado. Empezaba una nueva era para los comunicadores, y más en concreto para los redactores de Prensa escrita.

Había llegado la revolución tecnológica, la hecatombe de los paradigmas clásicos del periodismo, el fin de las 6 W, la apuesta por presentar las noticias en el primer párrafo pero generando cierta incertidumbre para atraer clicks y visitas.

periodismo

Los directores de los periódicos, los redactores y toda la orquesta que pintaba la actualidad diaria de las noticias en un planillo sucumbía ante frases lapidarias que vaticinaban cambios inminentes en los modelos de comunicación.

Luego vinieron los ERE, los ERTE, los despidos en masa y toda la historia que ya se conoce.

Las primeras ediciones digitales del año 2000 vieron la luz en un momento económico difícil, en un contexto colectivo de incredulidad entre los profesionales de la información y toda la sociedad.

En los grandes periódicos, las webs se miraban todavía de reojo. Los contenidos estáticos del papel que se mancha de café en los desayunos de los bares siguieron siendo, en un primer momento, los protagonistas de la actualidad. Los textos se volcaban directamente en las cabeceras digitales, unos medios aún inmaduros en el entorno online, con audiencias escasas.

En la siguiente fotografía destaco una crónica que redacté en ABC de Sevilla, por supuesto sin tener en cuenta a Google y con ausencia total de posicionamiento de palabras clave. Año 2004, verano, calor de agosto, un periodista imberbe paseándose por todos los asentamientos chabolistas de la ciudad

como-ser-un-buen-periodista-digital

Cómo hacer periodismo digital

Estamos escribiendo para Internet. Por tanto, los contenidos tienen que adaptarse a los nuevos hábitos de lectura, a los nuevos soportes y, sobre todo, a los motores de búsqueda.

periodismo-digital

Un buen artículo de opinión, una noticia, un post, una crónica o un reportaje, necesita optimización SEO. Al fin y al cabo, todo esto es más trabajo para los periodistas. Tienen que buscar fuentes y contrastar datos, pero también deben saber editar fotografías, conocer un poco el mundo del diseño y manejar con soltura el sector multimedia.

¿Qué debe saber un periodista digital?

Si trabajas para marcas, en base a una estrategia de contenidos, es necesario usar keywords o palabras clave. El secreto es escribir teniendo en la cabeza la intención de búsqueda del usuario que rastrea un servicio o producto por Internet. Algo impensable en la Prensa escrita.

Las palabras clave deben estar presentes en el texto de forma natural. Hay que escribir con calidad, siempre pensando en las personas y no en los buscadores. Es necesario cuidar los enlaces, que sean relevantes y estén relacionados con el artículo, procurando siempre diversificar, para no enlazar siempre a las mismas fuentes.

Los retos de la prensa escrita

El SEO es también muy importante en los contenidos periodísticos, si bien esto no es una ciencia exacta. Porque la cosa cambia si hablamos de grandes medios de comunicación, que generan cientos de comunicaciones diarias de carácter generalista, donde el interés de los temas que se tratan decaen en el tiempo.

Las grandes ediciones de periódicos deben preocuparse, ante todo, por hacer un contenido de calidad y por recuperar gran parte de esa confianza perdida de los lectores.

Los grandes retos de la prensa escrita pasan ahora por la reconversión al entorno digital, en un mercado monopolizado por Google y Facebook, dueños y señores de la publicidad. Y por su adaptación a las apps de móviles. Un dato: un 60% de las personas que consume noticias lo hace en smartphones.

Los medios ya no son los únicos que dominan la información

social

Los periodistas, al menos esa es la regla de oro de este oficio, investigan, contrastan, sintetizan y publican. Pero ya no son los únicos informadores. Ahora las grandes marcas se han convertido en grandes creadores de contenidos. Las redes sociales sirven de altavoz a la ciudadanía: la gente opina y puede incluso marcar las pautas de la actualidad.

Esto es magnífico porque es una oportunidad laboral para los periodistas. ¡Estás loco! ¡Qué me cuentas! Vale, periodismo periodismo no es, si acaso marketing. Bueno, tampoco llevarle Prensa a una institución es periodismo directo y también lo hacen periodistas.

google

Periodistas y SEO

La tecnología es tan maravillosa que facilita a los periodistas lo que llevamos toda la vida persiguiendo: la posibilidad de ser leídos. De cómo estén estructurados los contenidos dependerá la indexación en Google.

Si te ha gustado este post puedes compartirlo en las redes sociales.

10 errores que cometen las marcas con su reputación

Conoce consejos prácticos para mejorar la imagen de tu empresa con una adecuada planificación estratégica de contenidos online/offline

Las marcas se están convirtiendo en los nuevos medios de comunicación. En la actualidad crean, producen y distribuyen contenidos. Todas las empresas, quieran o no, comunican. Por eso es conveniente integrar dentro de sus estructuras equipos profesionales de producción de contenidos, para rentabilizar al máximo las acciones y conseguir con ello una buena imagen pública.

El éxito en la reputación de una empresa no se construye de un día para otro. Los resultados no están garantizados por el simple hecho de que existe una cosa que se llama Internet y está de moda. El mundo del marketing online se ha profesionalizado mucho. Competimos en un entorno muy maduro. Es esencial partir de una hoja de ruta.

plan-de-comunicacion-estrategia

¿Cuáles son los errores más comunes que cometen las marcas en términos de imagen?

  • No existe un punto de partida. Antes de empezar a hablar de nosotros hay que estudiar. Hacer un diagnóstico de partida, un DAFO, una hoja de ruta que determine la situación de la empresa en tiempo real. Hay que analizar las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Analizar la situación política, económica, los factores sociales, el desarrollo tecnológico, la competencia y el target.
  • No tenemos claro los objetivos. ¿Te has planteado que quieres? Dedica tiempo a pensar qué quieres conseguir con tu modelo de negocio. ¿Buscas ganar audiencia o una mayor interacción? En el segundo caso no solo necesitas seguidores, sino clicks, por lo que no consigues nada si no tienes afinidad con tu público. ¿Quieres vender más? Entonces quizás sea más oportuno trabajar una estrategia para generar leads, que es una forma de enganchar a través de un formulario, por ejemplo, como paso previo a la venta.
  • La falta de un protocolo. Como empresa no solo tienes que saber comunicar lo bonito, sino también saber reaccionar en condiciones adversas. Plantear un gabinete de crisis es necesario. Tanto en Internet como en las relaciones con los medios. Se trata de elaborar un argumentario para saber actuar rápido, con seguridad, eficacia y credibilidad ante eventuales críticas en las redes sociales o en los medios.

plan-de-comunicacion

  • Online/offline. Tiene que existir concordancia en la difusión de los mensajes, en el comportamiento de la marca tanto en Internet como en los medios tradicionales. Los valores que difundimos tienen que ser los mismos, pero las técnicas son distintas: no es lo mismo publicar un post en el blog de la web que difundir una nota de prensa institucional.
  •  No evaluar. Hay que marcarse metas, buscar sinergias, conseguir los objetivos propuestos… y evaluar. ¿Ha salido bien lo que hemos planteado? Hay que hacer autocrítica y aprender de la competencia. Rectificar es de sabios.
  • No medimos. Hay que cuantificar el impacto de las acciones y revisar continuamente si han salido bien.
  • Olvidamos que la comunicación es multidireccional. Que no hablemos de nosotros no significa que otros no vayan a hacerlo. De la marca hablan los trabajadores, los clientes, los proveedores. Es importante decir quiénes somos antes de que otros den su versión sobre nosotros.
  • ¿Hemos desarrollado la capacidad de escucha? Monitoricemos en tiempo real. En Internet todo el mundo habla. Si estamos atentos a lo que dice la gente podemos ofrecerles lo que quieren.
  • Carecer de blog. ¿Aún no tienes blog de empresa? Un error muy frecuente es centrarse únicamente en las redes sociales y olvidar el blog corporativo. La estrategia de contenidos hay que diseñarla en base al plan de comunicación, estableciendo siempre concordancia con todos los canales donde vamos a hablar de nosotros.
  •  Olvidarse del móvil. Casi el 90% de las personas que acceden a Internet lo hacen a través de los smartphones. Realizan compras, visitan webs, interactúan en las redes sociales… las estrategias hay que plantearlas teniendo en cuenta los hábitos de consumo de los usuarios.

Redactor de contenidos

¿Qué buscas con tu marca? ¿Has pensado cómo canalizar estrategias acertadas para mejorar la reputación online de tu modelo de negocio?

Podemos colaborar juntos en base a un plan de trabajo, todo depende del presupuesto y del camino que quieras elegir.

¿Por qué es importante establecer un plan de gestión de crisis?

A los problemas hay que anticiparse con soluciones: una vez más, la redacción de contenidos es clave para que tu marca quede al abrigo de peligros en cuanto a reputación

Antes de empezar a hablar de tu marca tienes que estar preparado. Todas las empresas pueden llegar a tener una debilidad. No es oro todo lo que reluce: para sentar las bases de una buena reputación es imprescindible ser cauto y prevenir eventuales contratiempos. Y la solución pasa por establecer un plan de gestión de crisis. 

La técnica del avestruz, esa que consiste en esconder la cabeza ante un problema, puede terminar arruinando nuestro negocio. La política de comunicación de una marca debe ser sólida, tanto en las buenas como en las malas. Y estratégica: en cada una de la toma de decisiones y en todos los canales donde nos movemos.

El problema puede surgir en el seno de una organización, a través de la mala praxis de un empleado. Desde fuera, mediante el comentario malicioso de un cliente o la crítica de un proveedor. En el marco institucional, cuando entran en juego los actores de los poderes públicos con los que nos relacionamos.

Un plan de gestión de crisis es esencial para tomar la iniciativa ante un problema y recuperar la reputación perdida. Y a veces, incluso, se presenta como una oportunidad para afianzar nuestros valores, conectar con la audiencia y ganar en credibilidad.

¿Qué es un plan de gestión de crisis?

Es un guión desarrollado de acuerdo al plan de comunicación de una marca que tiene como objetivo proteger la reputación ante eventuales peligros de imagen. En algunos casos está compuesto por respuestas-tipo ante posibles preguntas capciosas, que pueden darse en una rueda de prensa o en un acto de presentación con periodistas.

El plan de gestión de crisis es una herramienta que debe ser útil para la empresa en todos los canales de comunicación en los que se mueve. Tanto en el entorno online como offline, en las relaciones públicas e institucionales, en la relación con los medios de comunicación. Hay que estar preparado en todo momento. Más ahora, en esta era de la comunicación en la que los usuarios marcan la actualidad.

Factores a tener en cuenta a la hora de definir un protocolo de acción de crisis

  • Identificar las debilidades. Aunque todo sea bonito hay que esforzarse y pensar en qué momentos podemos correr riesgos. Y en consecuencia trabajar para mejorar lo máximo posible antes de que se desarrolle una crisis.
  • Definir quien compondrá el equipo de crisis. Se debe crear un equipo de alto nivel que será el encargado de solucionar la polémica. Generalmente está compuesto por el Community Manager, el Director de Comunicación, el responsable del departamento afectado y la Dirección general de la empresa. En las empresas pequeñas se reunirá a los principales mandos directivos.
  • Preparar una estrategia. ¿Dónde está el peligro? Hay proyectos polémicos, como una organización que dedica su actividad a la minería o la gestión de residuos, donde día sí y día también tiene a toda la opinión pública en contra. Hay proyectos amables, que viven en el paraíso hasta que una crítica daña nuestra imagen y se hace viral. En todos los casos hay que desarrollar un argumentario que sirva de base para desmentir acusaciones y reforzar los valores de marca.
  • Medir la respuesta. Debemos saber diferenciar qué es una crisis y qué no. Comentarios negativos aislados no suponen en ningún caso una crisis. Siempre habrá clientes insatisfechos que utilicen los medios para hacernos llegar sus reclamaciones. En estos casos habrá que contestar lo antes posible, no sin antes averiguar todo lo necesario para dar una respuesta ajustada a la realidad, con empatía, sentido común y admitiendo errores, si llegado el caso nos hemos equivocado.
  • Protocolo de actuación. Hay que definir las acciones, concretar la estrategia. Con los medios tradicionales, a la hora de elaborar una nota de prensa, en una convocatoria de prensa con medios, así como en el feedback con los usuarios en las redes sociales y los blogs.

gestion-de-crisis

La gestión de crisis online

En el entorno online es fácil que se desate una tormenta perfecta. Ante críticas de usuarios a nuestra marca que corren el peligro de hacerse virales en las redes sociales, lo mejor es pararse unos segundos a pensar antes de contestar.

Una vez analizado el problema, si por ejemplo el usuario ha tenido una mala experiencia con nuestros productos y servicios, lo mejor es disculparse, aportar una explicación y facilitar un medio por el que continuar la conversación de forma privada. Enzarzarse en público puede generar una situación desagradable que puede afectar a la opinión que tienen otros usuarios sobre nosotros.

Si una empresa ve afectada su reputación con una crisis pero sabe reconducirla adecuadamente la audiencia lo asumirá como algo bueno

En los medios sociales hay que identificar primero qué ha ocurrido y por qué, pero al mismo tiempo analizar y decidir si los hechos son relevantes (gran número de comentarios negativos sobre el mismo tema, si participan personas influyentes; los medios donde se ha desarrollado la crisis…).

En un plan de gestión de crisis todo va a depender del tamaño de la conversación, la velocidad de difusión y la influencia de la conversación.

crisis-comunicacionLas marcas deben escuchar las propuestas del público para aprender de los errores. Una cosa es defender el negocio y otra bien distinta cerrar los ojos y taponar los oídos.

Una monitorización constante en el entorno online pueda ayudarnos a incorporar ideas a nuestra estrategia. En la Industria 4.0 todo está orientado a satisfacer las necesidades del público y no podemos ser ajenos a esta realidad.

Si una empresa ve afectada su reputación con una crisis pero sabe reconducirla adecuadamente la audiencia lo asumirá como algo bueno.

gabinete-crisis

Todo plan de crisis se diseña en base a estrategias para llevar a cabo antes, durante y después de la situación conflictiva.

Hay que controlar en todo momento qué se dice de nosotros, quién lo dice, cómo lo dice y en qué contexto.

El plan de gestión de crisis es uno de los pilares de nuestra estrategia. Por eso es importante recurrir a profesionales para este trabajo y no jugar al peligroso juego de la improvisación.

Si te ha gustado el post puedes compartirlo en las redes sociales. Me interesan mucho tus experiencias y opiniones al respecto.

Las funciones del redactor de contenidos freelance para blogs de empresas

Conoce las reglas básicas para ser un buen redactor de contenidos freelance y mejorar la imagen de las marcas sin morir en el intento

El redactor de contenidos es esa figura profesional que lo mismo sirve para un roto que un descosido. Podemos catalogar esta profesión como la de un escritor (no confundir con escribidor), salvando los infinitos matices. En este caso estamos ante un artesano que trabaja en la sombra, detrás de las marcas, al que le salen callos por escribir más rápido de lo que piensa y que cada día sucumbe en su continua búsqueda dentro de los márgenes de un folio en blanco.

El relato puede armarse con palabras para páginas web, post corporativos de empresas, metadescripciones para Google y textos para definir categorías de productos y servicios

En realidad el redactor de contenidos freelance para blogs de empresas, siguiendo con el símil del escritor, dedica gran parte de su tiempo a contar historias de otras personas. Construir la imagen de una marca es estructurar un relato, con sus personajes, presentación, nudo y desenlace. Es novelar la historia de otros sin salirse del guión. Y corregir y borrar lo escrito para empezar de nuevo. El apasionante mundo de las ideas, la estrategia viva que es arte cuando se transforma como la energía en el intervalo que va desde que se crea hasta que se destruye.

El relato puede armarse con palabras para páginas web, post corporativos de empresas, metadescripciones para Google y textos para definir categorías de productos y servicios. Pero en la era de Internet, sin perder de vista esa fuente humanista de los libros y los relatos, la historia debe construirse con unas reglas.

No perdamos de vista jamás a Google. Nunca olvidemos que hay que adaptar los textos a los usuarios, a los formatos, a los nuevos hábitos de consumo de la información. Pero para innovar hay que conocer el origen. Las técnicas clásicas, bien adaptadas a la actualidad, sientan las bases de las propuestas de valor de las marcas.

funciones_redactor_de_contenidos_freelance

¿Qué debe saber un redactor de contenidos freelance antes de ponerse a escribir?

La redacción web sigue normas muy diferentes a las de la prensa escrita tradicional. Aunque no es lo mismo el periodismo que el marketing ambas profesiones están más unidas que nunca. En muchos casos los protagonistas son periodistas que buscan sobrevivir en Internet. Ya sea colaborando en medios o realizando una tarea más publicitaria, como copywriter, orientada a la fabricación de textos persuasivos.

El redactor de contenidos online debe ser polivalente. Y saber que lo mismo tiene que escribir de bombillas, que de ruedas de coches, alfombras, decoración, telefonía, paneles de madera o porno. El trabajo puede llegar desde cualquier parte

Pero el propósito del post es conocer las funciones de un redactor de contenidos freelance para blogs de empresas. ¿Qué características definen a este oficio? Antes de escribir hay que sentarse y pensar. He aquí algunas nociones básicas a tener en cuenta:

  • Estudiar al cliente a fondo. Parece obvio, pero muchos contratos se van a la basura por no cumplir esta regla de oro. Para tener contento al que te contrata hay que conocer su sector mejor que él. Que los contenidos del blog corporativo, ya sean B2B y B2C, conecten con la audiencia. Que tu trabajo sirva para fomentar una mejora del tráfico en la web o más visitas y ventas. Todo depende de los objetivos planteados. Analicemos las fortalezas y debilidades, la competencia y los gustos del target.
  • Escribir para que la gente lo entienda. Antes de teclear, una vez que ya tenemos información sobre el tono que vamos a emplear para dirigirnos con éxito a nuestra audiencia, es preciso tomar conciencia de lo importante que es producir textos sencillos y que se puedan escanear. Si la gente tiene prisa y lee por el móvil adaptemos los textos a su ritmo. No cansemos al lector que se nos va.
  • El diseño. Los relatos de nuestros post deben tener mucha imagen, infografía y recursos gráficos que amenicen la lectura. Los párrafos cortos, descriptivos y directos.
  • La información útil. No mareemos la perdiz. Si he empezado este texto haciendo un símil con el oficio de escritor tampoco hace falta dedicar 500 palabras a Tolstói y Guerra y Paz. Para eso está la novela que es irrepetible. Aportemos soluciones. Que los artículos resuelvan problemas. La gente acude a Internet para despejar una duda o buscar algo que le interesa. Vamos a escribir desde dentro de la cabeza de los usuarios.
  • No perder de vista al SEO. Sin nuestros amigos los SEO poco podemos hacer. Ellos saben cómo posicionar adecuadamente tus textos para que no se pierdan en la jungla de los buscadores. Utilicemos palabras clave, enlaces, h1 y h2. Diseñemos antes una estrategia de contenidos. Escribamos lo que se demanda, no lo que nos guste. Y ojo, no olvidar a las personas. El lector no es un robot ni una máquina.

redactor_de_contenidos_freelance

Los beneficios que aportan a las marcas un redactor web especializado

El marketing de contenidos genera valor en las marcas. El redactor digital freelance para blogs de empresas crea conciencia en los consumidores sobre un producto que antes ni siquiera había considerado. Por eso es tan importante la investigación, la curación de contenidos. Buscar, filtrar y escuchar es esencial para personalizar los artículos.

El redactor de contenidos online debe ser polivalente. Y saber que lo mismo tiene que escribir de bombillas, que de ruedas de coches, alfombras, decoración, telefonía, paneles de madera o porno.

En realidad este trabajo se le da muy bien al periodista. Que ya en el papel tenía que escribir de todo sin saber de nada. El aprendizaje constante, la lectura y aprender de los compañeros es la mejor fuente de sabiduría que podemos conseguir los profesionales para enriquecer nuestros trabajos.

redactor_de_contenidos_freelance_exito

El redactor de contenidos freelance ideal para tu blog

Si te estás planteando externalizar contenidos estás en el sitio indicado . Lo mismo partes de cero o ya tienes un blog. Las estrategias se diseñan en base a intereses, presupuesto y mucho trabajo.

La política de comunicación puede compaginar estrategias online y offline, para generar conciencia de marca, confianza, lealtad y fomentar la viralidad con nuestro público.

redactor_de_contenidos_freelance_para_blog

Atrae lectores, seguidores y futuros clientes. Todo depende de lo que quieras.

¿Te has planteado qué quieres hacer con tu negocio? Las ventajas que aportan los contenidos a una actividad empresarial son enormes. Solo hay que saber canalizar adecuadamente el trabajo y recurrir al profesional indicado.

La importancia de la comunicación offline y online

La comunicación es el intercambio de información, la emisión y recepción de mensajes. Es compartir y poner algo en común.

Debe haber un vínculo entre el que habla y el que escucha. La importancia de la comunicación empresarial e institucional es saber ocupar espacios públicos. Comprender que todo lo que no hables tú de ti lo harán terceros, pero que no por eso hay que estar todos los días recordando que eres rubio con los ojos azules.

Google es la calle, el centro comercial, el parque, la plaza, la discoteca, el supermercado, el kiosco, el restaurante, el cine, la prensa, la televisión…

La comunicación es la esencia de la actividad organizativa, el factor más determinante para ser competitivo. Y la mala comunicación es ineficacia, desorden y conflicto.

La comunicación hay que entenderla como una necesidad y no como un capricho.

Muchas veces surge la necesidad de comunicar cuando hay un problema. Pero esto es un grave error. Las relaciones con los medios de comunicación han presentado siempre un escenario de grandes oportunidades para los sectores público y privado. Pero Internet, las redes sociales y los nuevos hábitos de consumo han puesto patas arriba la comunicación. Más que nunca es necesario dedicar tiempo, esfuerzo y recursos profesionales a saber comunicar.

En la Industria 4.0. manda el Big Data, la información personalizada y cómo no el señor Google. El buscador es la calle, el centro comercial, el parque, la plaza, la discoteca, el supermercado, el kiosco, el restaurante, el cine, la prensa, la televisión…

Los profesionales de las relaciones públicas y la comunicación afrontan el reto de atender múltiples necesidades de clientes diversos, en un contexto marcado por la abundante información y el ruido.

Las marcas y la comunicación

Las marcas hace tiempo que se convirtieron en editores de contenido. El camino pasa ahora por integrar estrategias online y offline para crear, sostener y fortalecer una buena imagen y reputación ante la opinión pública. La comunicación en una empresa debe basarse en un lenguaje claro, simple y conciso.

Un grave error en los planteamientos corporativos es pensar que con Internet hay que renegar de la política de comunicación tradicional. Lo queramos o no, los medios tradicionales siguen marcando la agenda. Una estrategia inteligente es trabajar aportando concordancia en los canales digitales y convencionales.

Asesorar a un cliente en política de comunicación empresarial e institucional es estar en su modelo de negocio y generar vínculos e interacción con el público objetivo a través de una estrategia de multicanalidad.

Con menos táctica y más estrategia.

En los campos de batalla hay que abordar los planteamientos con calma y sentido común.

Por eso, al construir la identidad de una marca o un cargo público, conviene no caer en errores que se han convertido en un clásico:

El egocentrismo

Estamos habituados a ver alcaldes y directivos empecinados en querer contar todo lo que hacen. Vivimos en una permanente campaña electoral. El ego hace mucho daño.

En el plano institucional es habitual ver ruedas de prensa sin público. Pero conviene no pasar una cosa por alto: las plantillas de los medios están mermadas. Cada vez hay menos periodistas para cubrir más informaciones. Si no hay nada que contar no es necesario organizar convocatorias todos los días.

Con Internet pasa un poco lo mismo. En la plaza pública donde todos coincidimos hay una obsesión por querer contar a cada segundo lo que hacemos.

¿Por qué no dedicar más tiempo a la comunicación interna? Concentrar los mensajes dentro de la empresa o una institución pública aporta muchos beneficios.

La comunicación interna es necesaria para promover un clima laboral saludable y optimizar la productividad de la organización.

El sentimiento de pertenencia genera motivación en los empleados y con el aumento del bienestar fomentamos la confianza. Los trabajadores se convierten, de esta manera, en los mejores embajadores de la marca.

Midamos bien nuestras acciones, no bombardeemos con información y consigamos eficiencia en la transmisión de nuestros mensajes.

La falta de escucha

Cerrar los oídos y no agudizar la vista es también sinónimo de ser egocéntrico. No hay nada más feo que la falta de interés.

La poca educación de no escuchar está mal vista en estos tiempos donde parece que todo vale. Pasa en las conversaciones cotidianas: esas personas que no conocen el silencio y no hacen otra cosa que pensar en lo siguiente que van a decir para luego interrumpir.

Esto no pasa en los medios offline, pero son una constante a nivel online. La escucha en Internet se hace a través de la curación de contenidos. Esa técnica que consiste en buscar, recopilar y seleccionar toda la información que circula por la Red.

A los medios hay que atenderlos siempre, con seguridad y sin miedo. Cuando todo es bonito o cuando la cosa pinta fea.

Para comunicar bien hay que saber quién eres, qué quieres decir, dónde y cómo quieres que te vean al expresarlo. Para ello no hay nada como medir el tono, tanto en los medios tradicionales como en los nuevos: la voz de tu marca es la forma de conectar con tu cliente.

Y si no escuchas a tu público mal vas. Por eso hay que espiar y robar ideas. Aprender de lo que hace tu competencia. Y valerse de las millones de herramientas de datos que hoy tenemos para conocer gustos, experiencias, preferencias, afinidades, quejas y todo lo que nos afecte.

Facilidades a los medios

A los periodistas hay que facilitarles el trabajo. Las relaciones de una empresa y una institución con los medios de comunicación es clave. No solo con los medios: también con los usuarios que interactúan en la página web o red social de tu negocio o sector de interés.

A los medios hay que atenderlos siempre, con seguridad y sin miedo. Cuando todo es bonito o cuando la cosa pinta fea. Da igual: los periodistas juegan un papel vital como prescriptores.

Si tu empresa no tiene buena prensa no te escondas. Da la cara. Explícale a los medios lo que haces y convéncelos.

Muchos de los que nos dedicamos a la comunicación hemos trabajado alguna vez para directivos que han actuado como animales. La técnica del avestruz, esa que consiste en agachar la cabeza ante un problema y esperar a que todo cambie.

La situación hay que controlarla para no estar a merced de terceros.

Los cambios en el comportamiento del consumidor

Los cambios en las necesidades y gustos de los consumidores: de la web 1.0 a la 4.0 y las enseñanzas que debes conocer de Philip Kotler, el padre del marketing moderno

El impacto de las nuevas tecnologías y los cambios en el comportamiento del consumidor son un fenómeno en constante movimiento. La revolución tecnológica de la última década ha puesto patas arriba a la comunicación tradicional, pero este mundo globalizado no ha sido siempre tal y como lo conocemos. En el camino han pasado cosas.

Las necesidades de hace diez años ya no son las mismas. Los gustos han cambiado. Hemos experimentado una evolución apabullante que ha condicionado la política de comunicación de las marcas, que a día de hoy solo triunfan si saben conectar con las audiencias generando valor y empatía.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Dónde comienzan los cambios en el comportamiento del consumidor? Las empresas han tenido que ponerse las pilas. El consumidor ya no es esa masa que compra de forma impulsiva. El producto ya no es el centro del posicionamiento. Ahora cobra una importancia decisiva la segmentación, el estudio, la investigación. Para vender hay que conocer y para ello nada mejor que escuchar.

Los cambios en el estilo de vida del consumidor

Para hablar de audiencias y consumidores hay que recurrir a Philip Kotler, el padre del marketing moderno. Para Kotler, «el marketing es un proceso administrativo y social, a través del cual individuos y grupos obtienen lo que necesitan y desean mediante la generación, la oferta y el intercambio de productos de valor con sus semejantes».

En un contexto como el actual, marcado por la fuerte competencia y el bombardeo constante de publicidad, el secreto pasa por adaptar con talento las estructuras empresariales al entorno online y saber que «no puedes servir a todos los clientes con el mismo nivel de satisfacción». De ahí la importancia de la segmentación, el conocimiento del entorno donde se mueve nuestro target y el posicionamiento.

Cinco de cada diez españoles utiliza el móvil, la tablet o el ordenador mientras ve la televisión, según un estudio realizado por la agencia de medios Zenith.

Nuevas tendencias y hábitos de consumo

Los cambios en el comportamiento del consumidor son el resultado de las distintas fases evolutivas de la historia de la web.

Los expertos indican que la fase 1.0 termina con la explosión de la burbuja puntocom en el año 2000, momento en el que la web entra en la fase 2.0. Consideran, por tanto, que esta nueva etapa arranca con el boom de los blogs y el nacimiento de la Wikipedia.

La democratización que suponen los blogs, los nuevos medios que permiten a cualquier usuario, independientemente de su ubicación, expresarse con total libertad en la Red, sientan las bases de un nuevo modelo de comunicación, que da el poder al usuario frente a los medios tradicionales.

La web 1.0 es el origen, el primer contacto que tenemos con las páginas web. Todo era estático. Nos limitábamos entonces a consumir contenido sin actualizaciones o interacciones. Pero con el 2.0 empieza el intercambio de información, las opiniones, las redes sociales. El usuario pasa de receptor a emisor, de espectador a protagonista.

Entramos después en la web 3.0, donde es clave el factor diferencial. Si en la primera fase solo importa el producto y la segunda supone un salto cualitativo centrado más en el consumidor, en la tercera etapa prima el poder de la concienciación social. Compramos con lo que nos identificamos por nuestro estilo de vida. Las webs, en consecuencia, son más personalizadas y descartan información irrelevante. 

Para comprar y vender entran en juego los sentimientos, las actitudes, los valores. Las marcas tienen que estudiar a su público para herir en la fibra sensible. Los cambios en el comportamiento del consumidor exigen reformas estructurales en las estrategias de marketing, en la forma que tenemos de comunicar, persuadir y conquistar.

Con Internet existen nuevos hábitos de consumo de la información, de ahí la importancia de segmentar bien al público objetivo de cada modelo de negocio

El próximo gran avance es la web 4.0, enfocada a una estrategia más predictiva. Se centra en ofrecer un comportamiento más inteligente. Es la época de la investigación de mercados, del Big Data. Las empresas van a tener que predecir lo que quiere el consumidor antes de que lo pida.

La predicción en estado puro, el camino que pasa por Google, por el asistente de voz que resuelve dudas y ofrece soluciones. La necesidad de la investigación online y offline.

El consumidor está al mando. Por tanto, yo, como marca, puedo anunciarme en la tele para impactar de forma masiva y luego multiplicar la difusión en las redes sociales y llevar a mis seguidores a mi tienda online para convertirlos en clientes.

La globalización exige plantear estrategias de comunicación multipantalla para optimizar al máximo la inversión canalizando adecuadamente los mensajes a través de distintas plataformas digitales

No hay empresas locales. Las tiendas de barrio pueden ser conocidas en el mundo entero. Antes de plantear estrategias conviene saber dónde se mueve nuestro público y cómo lo hace.

La escena habitual hoy día de cualquier hogar es una televisión encendida y varios miembros de una familia sentados frente ella, pero cada uno interactuando con sus smarphones. Cinco de cada diez españoles utiliza el móvil, la tablet o el ordenador mientras ve la televisión, según un estudio realizado por la agencia de medios Zenith.

La multicanalidad en publicidad es esencial para generar una interacción que aumente el impacto de las campañas en Radio y TV. De hecho, se estima que el 80% de los espectadores que poseen smartphones usan sus dispositivos como una segunda pantalla para complementar la información. Ven en la tele un anuncio, pero recurren al móvil a buscar más información en la plataforma digital del medio y hacer la compra.

Los cambios en el comportamiento del consumidor siguen, por eso quizás sea conveniente actualizar este artículo de vez en cuando. Si eres empresa y necesitas contenidos para tu web me tienes a tu entera disposición.

Todo lo que debes saber de las redes sociales sin volverte loco

Si te quedas conmigo vas a conocer los tres suicidios de youtubers más impactantes en directo. No sigas si te afecta el contenido sensible

¿Te apetece leer con música?

Todo lo que debes saber de las redes sociales sin desfallecer en el intento. Esta es una historia de luces y sombras. El origen de una era que ha transformado nuestra forma de comunicarnos. Desde la Imprenta a Internet el sistema de comunicación ha dado un giro de 180 grados, pero mantiene su esencia: reflejar el momento de una sociedad. Porque los medios que posibilitan la comunicación son el espejo sobre el que se miran las personas. Contamos los pros y contras de la llegada de Internet y las redes sociales, una historia bonita donde hay verdad y mentira, realidad y ficción, felicidad y dramatismo.

Breve historia de las redes sociales

Muchos piensan que las redes sociales empiezan con Facebook, pero no es así. Los cimientos comienzan, según el Observatorio Tecnológico del Gobierno de España y otras fuentes académicas consultadas, en 1971, con el primer intento de mandar un e-mail entre dos ordenadores.

En 1978, dos americanos crean el sistema BBC (Bulletin Board Systems), una plataforma social para informar a sus amigos sobre reuniones, noticias y compartir información.

Es la base sobre la que se crea en 1994 GeoCities, un servicio donde los usuarios seleccionan su barrio para alojarlo en un sitio web para generar contenido de interés y entretenimiento.

En 1995 llega The Globe, que permite personalizar experiencias en el medio online y conectar con otros individuos, sentando las bases de la comunicación bidireccional y la interacción social.

En 1977 aparece Mesenger. Un año después la red británica Friends Reunited y ya en el año 2000, en el siglo XXI, hay conectados a la RED setenta millones de ordenadores en todo el mundo.

Con la burbuja de Internet, tras ese laboratorio de ideas que ha ido cocinándose en el horno de la tecnología, se dan a conocer redes sociales famosas que han perdurado en el tiempo, como son MySpace y por supuesto Facebook, la red de redes que ha zarandeado el mundo digital, junto a Twitter, Lindkedin y Youtube.

Con la Revolución Agrícola se pasó de una economía nómada a sedentaria. La Revolución Industrial introdujo la industria y mecanización en la producción. Ahora estamos inmersos en la revolución digital, que está transformando la historia de la humanidad

Ventajas y desventajas de las redes sociales

Lo cuenta magistralmente la serie británica Black Mirror. La tecnología afecta a nuestras vidas, en ocasiones trae felicidad y en otras drama. Las redes sociales pueden ser maravillosas o realmente macabras. Pueden ponerte en contacto con el amor de tu vida o llevarte directamente al suicidio. Hay luces y sombras tamizadas con el barniz de las experiencias humanas.

Lo bueno de las redes sociales

  • Te conectan con el mundo y facilitan la comunicación.
  • Enormes posibilidades a nivel profesional para vender imagen y crear marca.
  • Transparencia, conocimiento, versatibilidad.
  • Potencia el consumo y es una herramienta vital para el consumidor.
  • Facilita la libertad de expresión y es un medio democratizador.

Lo malo de las redes sociales

  • Absorben el tiempo y entorpecen las relaciones personales: la conversación fluida donde la gente se toca mientras se mira y ríe.
  • Sobrecarga informativa: mala praxis en la emisión y recepción de información.
  • El fraude.
  • Pueden llegar a crear adicción.
  • La falsa autoestima.

Triunfar o morir con Youtube

Youtube se ha convertido, sobre todo tras la adquisición por parte de Google, en uno de los medios más potentes para transmitir información, ya sea a nivel personal como profesional. El medio fue creado por empleados de Paypal en 2005. Permite a los usuarios y las empresas compartir vídeos, clips de películas, programas de televisión, vídeos musicales y contenido amateur de ocio y entretenimiento.

Como todos los grandes inventos, el uso puede ser para bien o para mal. Hay muchos casos de éxito, como el de innumerables artistas que han pasado del anonimato a la cima de la fama con la música, el humor, la publicidad, los videojuegos, etc. Personas y empresas que han ganado mucho dinero y han gestionado muy bien el peso del éxito.

Con todo ello ha nacido el concepto youtuber, sobre todo asociado a los jóvenes, aunque no siempre son ellos los protagonistas. La base de sus conductas es la que siempre dio la televisión: el morbo y el espectáculo. Convertir la vida en un continuo show, con contenidos personales, entretenidos y dirigidos a una audiencia que los devora como carne de comida rápida.

Juan, de 53 años, grababa a diario vídeos criticando las consecuencias de la crisis económica. Un día se disparó en la boca con una escopeta en directo

Una adolescente francesa transmitió su suicidio en vivo por problemas familiares y sentimentales

Un chico de 19 años publicó diversos tuis confirmando su decisión de quitarse la vida en directo

¿Cómo usar las redes sociales?

Es la pregunta que me hago tecleando frente al ordenador. Respondería la pregunta con los mismos interrogantes que empecé. No todas las personas que hayan leído este post están en las mismas circunstancias, de modo que no se pueden sentar doctrinas, ni dar lecciones, porque el género humano es muy complicado y los actos están muy influenciados por nuestra educación y las dosis de afecto que hemos tenido en la infancia.

Para utilizar adecuadamente las redes sociales e Internet hace falta, como en la vida, sentido común. Entre el blanco y el negro siempre hay grises. Concluiría diciendo lo elemental: es importante sacar provecho a las enormes ventajas que nos posibilita esta era apasionante de la comunicación, con respeto, lealtad, educación y sentido común.