¿Por qué las relaciones públicas son importantes?

Las relaciones públicas determinan el éxito o el fracaso de una empresa. Saber administrar la información adecuadamente es clave para que la imagen de una empresa quede al abrigo de peligros en cuanto a reputación. La publicidad es importante, pero a veces resta credibilidad a las audiencias.

Las relaciones públicas persuaden y modifican comportamientos sin necesidad de pagar influencias. Estamos ante una ciencia humanística que conquista al mercado a través de las palabras, con mensajes atractivos y por diferentes vías.

Un profesional de las relaciones públicas se encarga de informar, educar y poner en práctica sus habilidades comunicativas con el propósito de fomentar una imagen corporativa positiva en términos de opinión pública.

Por tanto, la publicidad hay que entenderla como una estrategia muy válida para vender o dirigirse a un segmento específico, pero siempre adecuándola a una visión global más completa que hay que contextualizar en un Plan de Comunicación en el que previamente se ha definido la identidad corporativa.

Las relaciones públicas, independientemente de la actividad y del sector en el que operemos, son los cimientos de la estrategia de comunicación de las marcas. La base sobre la que se empieza a construir. Coordinar el trabajo offline y online es básico a la hora de saber transmitir nuestros valores y anticiparnos a eventuales riesgos.

No hay texto alternativo para esta imagen

¿Para qué sirven las relaciones públicas?

Contar con un profesional de las relaciones públicas externo para tu marca es salvaguardar los intereses de reputación e imagen corporativa y controlar la información.

Es tener el control en la comunicación interna, externa y en las situaciones de crisis.

Es tener ojos y oídos en tu ámbito de acción.

Gracias a un profesional de las relaciones públicas recopilas la información que necesitas para actuar en consecuencia.

No hay texto alternativo para esta imagen

Relaciones públicas y medios de comunicación

Contar con un Gabinete de Prensa es esencial y no basta con organizar ruedas de prensa, gestionar entrevistas y llevar a cabo los seguimientos a través del clipping. La política en los medios de comunicación pasa por colaborar con los periodistas. En las buenas y en las malas. Los medios son nuestros prescriptores.

Esconder la cabeza ante acusaciones o noticias críticas en los medios no ayuda en nada. Con los medios hay que dar siempre la cara. Recurrir a ellos solo para decir lo guapos que somos es un error frecuente. Si te dicen que eres feo hay que convencer a los medios de que esto no es verdad.

Las empresas, independientemente de su tamaño o sector, tienen en las relaciones públicas una poderosa herramienta para generar valor de marca y anticiparse a los riesgos.

Con políticas de interlocución social e institucional en el entorno y creando sinergias con los centros de poder y decisión.